Dollhouse 1×01: Ghost

dollhouse101

El viernes pasado se estrenó la nueva serie de Joss Whedon, como ya comentamos en su momento. Me ha gustado tanto el piloto de Dollhouse, que he sentido el impulso de repetir la experiencia de Roma, aquella magnífica serie de HBO, e ir haciendo un seguimiento-resumen de cada capítulo. La idea es acercar Dollhouse a otros públicos, ir calentando el ambiente previo a su estreno en España por parte de Cuatro y compartir las ideas que vayan surgiendo a lo largo de la primera temporada con otros aficionados.

Sin más dilación, comenzamos después del salto. RECUERDA: CONTIENE SPOILERS.

Nos introduce en la historia la grabación de una cámara de seguridad de un elegante despacho. En él se dan cita una Adelle, una mujer de acento británico, y Caroline, una joven evidentemente atosigada por los problemas, a quien la primera le ofrece borrar su pasado a cambio de un contrato por cinco años para un ente que, supuestamente, se dedica a ayudar a otras personas. Caroline no las tiene todas consigo porque “aunque borres una pizarra, siempre se puede ver lo que quedaba escrito anteriormente”, pero Adelle insiste en que las acciones siempre acarrean consecuencias y que ella puede solucionar ese contratiempo.

Inmediatamente, nos vemos en medio de una cita de… ¿Caroline? con su ligue de fin de semana. Música, baile, motos… y llegamos a la parte tierna en la que él se resiste a dejarla marchar. Aprovechando una distracción de su acompañante, ella se escapa de la fiesta y llega a una furgoneta donde una suerte de guardaespaldas (luego sabremos que se llama Boyd Langton) le espera para llevarla a recibir su tratamiento. Ella accede encantada, aunque le pide que le devuelva pronto a la fiesta porque podría haber encontrado al hombre de su vida.

La llevan a un garaje, desde donde accede a una modernas instalaciones informáticas. Se cambia de ropa, sin dejar de hablar de su posible pareja, y se tumba en un sillón para recibir el tratamiento de manos de Topher Brink, un aparente cerebrito informático, que no hace sino borrar los recuerdos de lo que ha ocurrido en los últimos días.

dollhouse101-1

“¿Me he quedado dormida?”, pregunta Echo (que no es otra que la Caroline que conocimos al comienzo), con la mirada vacía y sin vida en su voz. “Sólo un poco”, responde Topher. Y Echo abandona la habitación. El informático recoge un disco duro donde se han descargado los recuerdos del fin de semana y los pasa a un servidor, mientras tiene una conversación con Boyd sobre las reservas éticas de éste hacia lo que ellos hacen. Es ahora cuando nos explican a qué se dedican: alquilan cuerpos a los que les infunden los recuerdos y conocimientos necesarios para ejercitar la tarea que requiere el cliente, algo que no parece estar en consonancia con la legislación.

Cambio de escenario. Gabriel Crestejo, un millonario latino,  habla por teléfono con su hija. Cuando cuelgan, ésta es raptada por unos enmascarados. Crestejo acude a Adelle, quien asegura que tienen a la persona adecuada para intercambiar a la niña por 5 millones de dólares. Se trata, por supuesto, de Echo.

Ésta, mientras tanto, está siendo explorada por una médico desfigurada (Claire Saunders), que está interpetada por.. ¡sorpresa! Amy Acker, la encantadora Fred Burk de Angel. En un descuido de ésta, comienza a vagar por la ultramoderna sede de Dollhouse y, con curiosidad, entra en la sala de “tratamiento”, donde una chica está pasándolo bastante mal, algo que impresiona a Echo. Sabremos luego que es la última “adquisición” de la empresa, la atractiva Sierra.

dollhouse101-2

Entratanto, conocemos a Paul Ballard, un agente del FBI, encargado de investigar el caso Dollhouse, a quien sus propios jefes se toman a broma, por lo que recibe grandes presiones para que se dedique a algo más productivo. Pero Ballard no se amedrenta, sigue investigando y da con Lubov, un contacto con los Borodins, una familia de la mafia rusa que él sospecha que suministra “cuerpos” a Dollhouse.

Echo es infundida con la personalidad de Eleanor Penn, una negociadora encargada de dirigir la transacción de la hija de Crestejo. Éste no está muy contento con que sea una mujer, y no las tiene todas con sus agresivos métodos, pero éstos parecen ser efectivos. Sólo hay un problema y es que hay algo en el pasado de Eleanor. Su asma y el hecho de que le vengan flashes de Sierra en la sala de tratamiento tampoco ayudan.

El intercambio no es tan exitoso como desearíamos, ya que ella tiene una crisis de ansiedad cuando ve que uno de los captores de la pequeña es quien abusó de ella de pequeña. Ellos disparan al padre, Boyd a uno de los delincuentes y huyen con el dinero y la niña.

El guardaespaldas inmediante rescata a Echo y huye con ella, aunque ésta por el camino traza un plan para recuperar a la hija de Crestejo, algo que considera de vital importancia ante el temor de que el pederasta abuse también de ella. Boyd tiene que enfrentarse con Adelle, que quiere borrar la memoria de Echo, aunque finalmente accede a darle un intento para rescatar a la pequeña.

Por eliminación, y tras intuir que uno de los profesores de la cría está entre los raptores, imaginan dónde la mantienen cautiva. Llegan allí en helicóptero y Echo, desprotegida, se enfrenta ella sola a los criminales, volviendo a 2 de los 3 que quedan vivos en contra del pederasta. Un intercambio de disparos y el viejo cae muerto.

dollhouse101-3

Echo corre a rescatar a la niña, que está escondida en la nevera y, cuando se disponen a salir, entra Sierra, ya totalmente recuperada, y mata de dos tiros limpios a los malos, recuperando el dinero para Dollhouse.

Sin embargo, Adelle no parece del todo contenta con el transcurso de los acontecimientos y manifiesta temores respecto al futuro. Concretamente debido a un misterioso problema llamado “Alpha”.

Mientras Echo, Sierra y las demás “muñecas” se asean y se van a dormir en un dormitorio futurista de corte “zen”, un hombre ve el video de la graduación de Caroline, desnudo sobre la cama y rodeado de cadáveres…

Y esto no ha hecho más que empezar. Se han abierto muchos recursos: Ballard, los recuerdos de Echo, la relación con Sierra, Alpha y el extraño del video. ¿Qué pasará en los próximos episodios? Habrá que estar atentos, sobre todo sabiendo que Whedon va ganando según coge kilometraje.

Alberto Alvarez-Perea

One Comment

  1. Marijelen
    Posted 24 de febrero de 2009 at 8:10 am | Permalink

    ¡Menudo resumen! Me he enterado más leyéndolo que viendo el episodio (es lo que tiene ver la serie en inglés cuando una no lo tiene muy fresco).
    La serie promete, aunque sea un poco liosa (mucho flashback sin avisar, para mi gusto). Habrá que ver si cuaja.

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*