En la cueva no ha calor

No quiero seguir acertando,
lo que necesito es salir corriendo.
No quiero probar lealtades,
me sirve con salir corriendo.
Sobran todos los dispositivos,
suficiente es salir corriendo.

¿Pero qué hacer
cuando sólo encuentro puertas
y todas están atrancadas?
¿Cómo llorar
si mis lágrimas se han secado
y no hay lluvia esta semana?

Pavoroso sentimiento,
que yo mismo me amenace,
ver ojos que no se cierran,
y bocas que no se abren
por temor y por fatiga.

Si en la cueva no ha calor,
lo que necesito es salir corriendo.

Alberto Alvarez-Perea

2 Comments

  1. Posted 29 de diciembre de 2007 at 12:56 pm | Permalink

    Un abrazo, dottore.

  2. Posted 7 de febrero de 2008 at 5:14 pm | Permalink

    Cuando en la cueva no hace calor, lo que hay que hacer es currárselo. Hacer fuego, saltar y correr un poco, hacer tiempo… hasta que la cueva se caldee. Nunca hay que salir corriendo, si no es para volver.

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*