Monthly Archives: noviembre 2007

Enlazando VI

Selección personal de posts publicados o leídos entre el 4 y el 10 de noviembre de 2007. Barrapunto: La última cena de Da Vinci en alta definición. Contrariamente a la estrategia del Prado, parece que los italianos siguen marcando las pautas a seguir en el tratamiento del arte. Blogueo, luego existo: El Barón Rojo. ¿Soy […]

Demonoid de baja

La CRIA amenazó la compañía que nos alquila los servidores, y por eso no nos es posible seguir manteniendo el sitio en línea. Lamentamos los inconvenientes, gracias por entendernos. Es el mensaje que aparece al acceder a la página de Demonoid, uno de los trackers de BitTorrent más importantes y exclusivos del mundo. Llevo usándolo […]

Cita: Ordenadores

Los ordenadores son inútiles. Sólo pueden darte respuestas. Pablo Ruiz Picasso

Escribir sin pensar, pensar sin escribir

¿Cómo puede un medio de los llamados autodenominados “serios” dar cabida a personajes como éste? No sólo el señor Palomera, que no palomo cojo, desconoce su instrumento de trabajo, sino que además recurre a las más sucias maniobras propias de la prensa rosa, como son el insulto gratuito y la argumentación falaz. También me gustaría […]

Madrid Oculto, una guía práctica

Os presento uno de los libros más interesantes que he leído últimamente. A pesar de su título y su portada, no se trata de ninguna recopilación de fenómenos paranormales. Madrid Oculto es una guía por barrios de la capital de España en la que Marco y Peter Besas, padre e hijo, de origen norteamericano, desgranan […]

Enlazando V

Después de un fin de semana ausente llega la selección personal de posts publicados o leídos entre el 28 de octubre y el 3 de noviembre de 2007. Al Caer el Sol: La música que acompañó a Felipe. Una perspectiva muy particular del aniversario de la primera victoria electoral de Felipe González. Por todos lados […]

Era rusa y se llamaba Laika

Hoy se han cumplido 50 años de que una perra muy normal pasó de ser un corriente animal a ser una estrella mundial. Fue un ejemplo más de cómo la crueldad humana y la conquista de la ciencia van muchas veces de la mano. Alberto Alvarez-Perea