Y nos dieron las diez

Los clientes del bar
uno a uno se fueron marchando,
tú saliste a cerrar,
yo me dije:
“Cuidado, chaval, te estas enamorando”,
luego todo pasó
de repente, su dedo en mi espalda
dibujó un corazón
y mi mano le correspondió debajo de tu falda;
caminito al hostal
nos besamos en cada farola,
era un pueblo con mar,
yo quería dormir contigo y tú no querías dormir sola.

Joaquín Sabina, 1992

2 Comments

  1. Posted 17 de mayo de 2007 at 8:33 pm | Permalink

    … y desnudos al anochecer nos encontró moonshadow…
    jejejejejeje!
    abrazos!

  2. ROSARIO
    Posted 24 de junio de 2008 at 10:30 am | Permalink

    CANCION PERFECTA

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*