En la Isla ya huele a incienso

El Prendimiento 

Aunque en Cádiz aún le quedan unos coletazos al Carnaval, en San Fernando ya estamos en plena Cuaresma. Se avecinan días de besamanos, besapiés, vía crucis y traslados. El pueblo quiere tambores, incienso y mecío, mucho mecío.

Hoy ha salido a la calle el Vía Crucis del Consejo de Hermandades, que este año ha sido presidido por la imagen titular de la Hermandad del Prendimiento, con motivo de su XXV aniversario fundacional. A su salida éramos muchos los que esperábamos con ansia ver en la calle uno de los preludios de la semana grande de la Isla de León.

Como ya viene siendo costumbre, fotos en Flickr.

Alberto Alvarez-Perea 

6 Comments

  1. Posted 26 de febrero de 2007 at 10:49 pm | Permalink

    Tu flickr es una tradición más de la Semana Santa.

  2. Posted 26 de febrero de 2007 at 11:00 pm | Permalink

    Muchas gracias, Rosa. Una pena que este año vaya a quedarse la cosa muy a medias por culpa de las vacaciones :(

  3. Posted 26 de febrero de 2007 at 11:47 pm | Permalink

    Aquí, en Granada, decimos (en plan cariñoso, claro) que “ya están tos los capillicas revolucionaos”.

    No sé si me explico.

    Pues venga, a disfrutarlo.

    :)

  4. Posted 27 de febrero de 2007 at 1:00 am | Permalink

    “por culpa de las vacaciones”. serás mamón… 😀

  5. Posted 27 de febrero de 2007 at 7:46 pm | Permalink

    Pues sí, es verdad que huele a incienso. El viernes mismamente, por la mañana andando por la calle Real, altura del ayuntamiento con una amiga cordobesa, fue ella la que me dijo : huele a incienso ¡qué rico!
    Y sip, era verdad. A veces vamos con las prisas y es tan típico que ni te paras a pensar, bueno en este caso a oler.

  6. Posted 27 de febrero de 2007 at 8:29 pm | Permalink

    Landahlauts: Sí, yo soy un capillita muy orgulloso de serlo, además :)

    Náufrago: Por primera vez en unos 20 años no voy a estar toda la Semana Santa aquí. Unos amigos y servidor nos vamos a visitar Holanda.

    Cristi: El otro día me pasó algo graciosísimo en la autoescuela. Estaba yo allí afanado haciendo tests cuando me vino a la nariz el olor a incienso. Pensé que eran imaginaciones mías, pero aquello cada vez era más fuerte, así que pregunté y era que había encendido un conito de incienso en la entrada.

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*