El estatuto: ¿sí o no?

Bandera de Andalucía 

Se acerca el 18 de febrero, fecha en la que los andaluces volveremos a votar en referendum si estamos de acuerdo con la reforma del Estatuto de Autonomía que redactaron en Sevilla y afeitaron en Madrid. Por segunda vez en 26 años, los habitantes de la comunidad autónoma más poblada de España nos enfrentamos al dilema de decir sí a un marco legal descafeinado, impuesto por unos partidos que tenían más interés en contraponerlo al de Cataluña que a mejorar la situación, o rechazarlo y continuar en una situación aún más precaria, que se prolonga desde el "chanchullo" UCD-PSOE de 1981.

Aunque el cuerpo me pide la abstención a gritos, porque me da que salimos de Guatemala para meternos en "guatepeor", siempre he tenido muy claro que se han derramado demasiados litros de sangre para conseguir el derecho al voto y que no se puede renunciar a él a la ligera. Es por eso que mañana iré a Correos a pedir el voto postal, como ya es tradición en mí.

Espero que aquí al 14 de febrero, se me aclaren las ideas, porque, a pesar de que Luisma ha publicado alguna información a favor y en contra del nuevo Estatuto no termino de decidirme. Me parece que se pasan en temas como la gestión del Guadalquivir, reconociendo (ni otorgando, ni concediendo) derechos como la libertad e igualdad sexual (¿?) o la dignidad del moribundo, pero que se quedan cortos en otros como la definición de Andalucía y el rollo aquel de subyugarla a la nación española por decreto, o lo que es posiblemente más importante, abordando de forma extremadamente irreal el conflicto de la deuda histórica y de la financiación.

Andaluces, levantáos, pero volved a sentaros, que a Madrid no le interesa que tengamos más que sol y playa. 

Alberto Alvarez-Perea 

3 Comments

  1. Posted 29 de enero de 2007 at 9:40 am | Permalink

    Yo tampoco lo tengo claro. Estoy dudando entre el no o la abstención.
    El “no” creo que es un poco lo que más se acerca a mi pensamiento, pero tampoco quiero hacerle el juego a la derecha españolista.
    El estatuto es insuficiente, totalmente. No sólo eso, han usado a Andalucía como ariete contra otras nacionalidades históricas, como contrapeso.

    Una vez más, se han reído de nosotros.

  2. Posted 29 de enero de 2007 at 2:24 pm | Permalink

    Yo aún no sé qué votar, lo que sí tengo claro es que será o SI o será NO, pero abstenerme no. Yo te recomiendo que vayas a tods las conferencias que puedas sobre el estatuto, pero leetelo antes y pregunta a los ponentes todas las dudas. Así mismo navega por páginas de gente que defiende el SI y el NO y así yo creo que es la única forma de sacar conclusiones. El problema del estatuto, como dice Landahlauts es que no es concreto y todo se queda a merced de la voluntad de los políticos, es decir, que la mayoría de lo que dice se va a quedar en NADA.

  3. Posted 29 de enero de 2007 at 2:30 pm | Permalink

    Bueno, Luisma, yo a abstenerme le llamo ir a votar y votar en blanco. No a quedarme en casa.

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*