Los mejores cómics: El influjo del modernismo III

La arquitectura en Winsor McCay

Click para aumentar
Fragmento inferior de una página dominical de Little Nemo in Slumberland en la que aparecen las arquitecturas que conforman el país imaginario del rey Morpheo, que dan muestra de la evidente inspiración neoclásica y ecléctica a un mismo tiempo, que fascinaron a McCay. 

Centrémonos ahora en la Arquitectura, un elemento capital mostrado en Little Nemo in Slumberland, tanto en la primera etapa de esta obra que se extendió entre 1905 y 1911 en el New York Herald como en la del New York Journal, que recorrió los años que van desde 1911 a 1914, así como la última, en la que el personaje retornó al periódico que le vio nacer, que se inició en 1924 y que se mantuvo hasta 1927.

Sólo el duro aprendizaje del autor en el campo de la perspectiva le permitió que se adentrase en un terreno tan difícil, pero que le dio excelentes resultados en la resolución de los edificios aportados a sus historietas. Con todo ello, su obra deja traslucir una pasión por la arquitectura y las artes plásticas de su tiempo, pero, no sólo domina cualquier campo de éstas, sino que, además, se interesa por la estética de los edificios y los nuevos avances tecnológicos que se producen con el desarrollo aportado por el Siglo de la Ciencia.

Tenemos, pues, un autor cuyo compromiso con el arte le lleva a emplear y conjugar varias disciplinas que convergen en el medio en que se expresa, y sin duda que con una maestría que no es muy común en el área de los cómics. Sin embargo, su pasión por la arquitectura y las artes que primaban en su tiempo no se funden en un único poder creativo, porque McCay jamás dibujó palacios modernistas que recordasen a los construidos por Victor Horta en Bélgica o por Gaudí en España, ni le sedujeron las líneas sinuosas que enlazaban las flores y plantas de Henri van de Velde.

Click para aumentar
Fragmento central de una sunday publicada el 30 de mayo 1909, en la que unos gigantes se llevan los edificios de Slumberland. Es un ejemplo más de cómo el gusto por la fantasía y la Arquitectura se evidencian en McCay.

Ni siquiera le influyó la sobriedad de un arquitecto americano como Sullivan, que, a pesar de encuadrarse en este movimiento, desdeñaba el ornamento orgánico de las fachadas de edificios porque pensaba que lo formal debía supeditarse a su funcionalidad. El hormigón armado, el viejo invento romano que había permanecido olvidado por los siglos de los siglos, se empieza a utilizar de nuevo por aquellos años en los que McCay comienza a despuntar como dibujante. Era el elemento constructivo que iba a permitir la edificación de los enormes rascacielos cuya altura haría innecesario el adorno minucioso porque al ojo humano le sería imposible su contemplación.

Sullivan es relegado por nuevos arquitectos que empujan con sus ideas innovadoras en un macro-país en constante ebullición, sin embargo, esto no impide que se imponga posteriormente el legado artístico de otro mago de la funcionalidad como Frank Lloyd Wright, que, obsesionado por la belleza y pureza de líneas del pabellón japonés de la Exposición Universal de Chicago de 1893, romperá diametralmente con los otros colegas de su tiempo que observan, admirados, los distintos pabellones donde se exhiben los grandes adelantos de la investigación, que rezuman una clara influencia clásica.

Click para aumentar
Fragmento superior de una página publicada el 6 de junio 1909, en la que Slumberland surge del desnudo suelo y va creciendo poco a poco en grandes planos generales. McCay fue el primero en realizar uno en una fecha tan temprana como 1905, adelantándose, incluso, al que realizase D. W. Griffith en 1910 en la película Ramona.

En realidad, el neoclasicismo es el estilo que impera cuando los Estados Unidos adquieren su independencia y, como en Francia, será el movimiento definitorio de las nuevas ideas republicanas frente al monárquico barroco, por ello, cuando se trata de diseñar las estructuras arquitectónicas que se levantarán en la magna muestra, este rasgo determinante del país se impondrá ante los nuevos conceptos estéticos en boga como el Modernismo, que prevalece en la lejana Europa, pero que allí carecen del menor arraigo.

Sin embargo, la celebración universal no preconiza una vuelta al neoclasicismo, sino una ecléctica, pero revestida de columnas y frontones helénicos que se pintan de blanco por seguir una tradición equivocada y no de tonos rojos, amarillos y azules estridentes como en realidad estuvieron en la Antigüedad Clásica. Son los pórticos y estatuas que adornan los paseos y avenidas del recinto y las cúpulas recargadas de una Roma híbrida lo que cala en tanto artista. Desde Chicago, y durante algunas décadas, el arte arquitectónico se decantará por este movimiento, relegando otros, y su influencia se extenderá por todo el orbe norteamericano.

También el historietista que nos ocupa se siente atraído por las formas neoclásicas mezcladas con la ecléctica imperante en la etapa finisecular. Quizás por ello, los cómics ganaron al quedar esa impronta en una obra como Little Nemo in Slumberland, que aún hoy asombra por la belleza de sus escenarios, pero, tal vez se perdió la posibilidad de ver plasmado en éstos el estilo Modernista por la mano de un dibujante tan excepcional como lo fuera el genial McCay.

Click para aumentar
Otro ejemplo de las construcciones que conformaban ciudades como Chicago o Wheeling, entre otras, que fueron dibujadas por McCay con la impronta de su época se muestra en este fragmento de una sunday publicada el 9 de abril 1911. 

José Antonio Ortega Anguiano 

3 Comments

  1. Posted 4 de febrero de 2015 at 3:06 pm | Permalink

    Cuando he leido el articulo me ha parecido increible eso que
    dices, por lo que el blog Va directo a favoritos.

    en hora buena

  2. Posted 22 de marzo de 2015 at 3:21 am | Permalink

    Muchas muchas gracias por tus publicaciones , me son de gran ayuda.
    Un saludo

  3. Posted 25 de marzo de 2015 at 3:39 pm | Permalink

    Terrific article! That is the kind of info that are supposed to be
    shared around the net.Shame on tthe earch engines for not posigioning this
    put up upper! Come oon over and seek advice from my web site .
    Thank you =)

One Trackback

  1. By En t?rminos de on 25 de agosto de 2014 at 1:10 pm

    En t?rminos de…

    Los mejores cómics: El influjo del modernismo III – Moonshadow…

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*