Páginas llenas de polvo

Ministerio de Sanidad y Consumo 

Han pasado tres meses desde que nos batimos en duelo. Los restos del dragón ya muestran signos de putrefacción y cada uno de los caballeros se llevó su trofeo a casa. Algunos, los más valientes, se llevaron una zarpa entera, otros se conformaron con una escama de su lomo, y los que llegaron al final apenas se hicieron con una simple lasca de hueso.

Yo no me conformé. Me tocó una espina de su cola en el reparto, pero no juzgué que ese trofeo fuese lo suficientemente bello para lucir en mi vitrina. Es cierto que anda un tanto desvencijada, y que el barniz se ha desconchado en varios lugares. Pero es ahí donde exhibo orgulloso mis logros, y una espina no quedaría bien, así que preferí dejársela a otra persona que supiese valorarla como se merece.

Todas las acciones tienen sus consecuencias, y ésta no iba a ser menos. Me han dicho dónde aparecerá el próximo saurio, me han señalado el camino hacia su cueva, hacia su cuerpo lleno de tesoros. La senda es larga y pedregosa. Peligrosos acantilados y escarpadas laderas me esperan, y es por ello que mis noches se han convertido en una interminable pesadilla.

Mis armas están en mal estado. Tengo que afilar la espada y enderezar la lanza. ¿El escudo? Inservible, hay que reemplazarlo. Y mejor no hablar de la cota de mallas.

Pero nada de eso importa porque, cuando termine mi gestación, todo estará listo. Los metales brillarán, y lo mismo ocurrirá con mis ojos. Ese dragón no tiene nada que hacer contra mí, sus días están contados.

Alberto Alvarez-Perea

4 Comments

  1. Posted 23 de abril de 2006 at 9:15 pm | Permalink

    ¡A por el dragón! ¡Santiago y cierra España!

  2. Posted 23 de abril de 2006 at 9:17 pm | Permalink

    No podemos evitarlo, ¿verdad? Su influencia está donde quiera que vamos. En los momentos duros suele ayudar pensar qué haría él si se hayase en tu situación.

    Gracias, Brujo :)

  3. Posted 24 de abril de 2006 at 1:37 am | Permalink

    Que bien escrito.

  4. OLÉÉ
    Posted 4 de mayo de 2006 at 9:07 pm | Permalink

    Creo que te entiendo perfectamente y creo que sabes lo que buscas y el que sabe lo que quiere tarde o temprano lo encuentra. No es mejor quien alcanza sus sueños el primero sino el que una vez que lo obtiene lo valora, lo aprovecha y lo comparte con los demás.
    Nadie es mejor ni peor que nadie por tomar una decisión como tu caso , la más difícil lo cual te honra. Te deseo lo mejoooooor

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*