Buffy Cazavampiros II y III

La scooby pandilla de la temporada 3

Ya hace un tiempo que tenía pendiente escribir sobre la segunda y tercera temporadas de Buffy Cazavampiros. Las he estado repasando recientemente en DVD, así que ya no había excusa para no hacerlo.

Mientras que la primera entrega de la serie aún no goza de presupuesto suficiente, y los personajes aún se tambalena un poco, la dos temporadas que la siguen son, probablemente, el punto más álgido de la historia. Asistimos a la paulatina formación de la "scooby pandilla", a la madurez de la relación entre Buffy y Ángel, las parejas Xander-Cordelia y Willow-Oz, pero sobre todo, al descubrimiento de esas verdades intermedias que existen entre el bien y el mal.

La aparición en escena de un Spike que, poco a poco, irá adquiriendo mayor protagonismo según avance la serie, le da a la segunda temporada un toque que nunca volverá a repetirse a lo largo de todos los capítulos siguientes.

Pero si hay dos personajes que ganan en profundidad en estas dos temporadas, estos son Giles y la propia Buffy. El primero, irá adquiriendo una importancia fundamental en la vida de Buffy, e incluso en la de Joyce. Su cariño paternal, que tantos problemas le traerá en la tercera tanda de episodios, y su desvinculación del Consejo son pasos obligados para el papel que le tocará interpretar en las siguientes entregas.

En cuanto a la Cazadora, como todos los grandes héroes, adquiere su personalidad a base de contraponerlos con aquellos que la rodean. Y, por si Xander, Cordelia o Willow no eran suficientes, la llegada de Kendra y, sobre todo, de Faith, servirán para dejar bien claras la responsabilidad y el sentido trágico de la condición de Cazavampiros, hasta el punto de obligarla a abandonar el Consejo al final de la tercera temporada.

Pero quizás, lo que hace más atractiva a la serie no es la trama en sí, sino más bien esos capítulos que nos regala Joss Whedon de vez en cuando, que apenas avanzan nada en la historia de Buffy y sus amigos, pero que sirven para recordarnos que la serie se encuentra entroncada en los clásicos arquetipos del terror y la comedia. Destacar entre ellos los capítulos "Tierra de los muertos vivientes", "Momias", "Truco o trato", "Ted", "Dulces para la banda" o "Pan de jengibre", breves historias autoconclusivas que ya se han convertidos en clásicos de la televisión americana.

En resumen, la segunda y tercera temporadas de Buffy Cazavampiros contienen los capítulos que nadie debería perderse. Constituyen la mejor época de la serie y todas las razones para seguir viéndola. 

Alberto Alvarez-Perea 

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*