Los mejores cómics: The Yellow Kid

Click para aumentar
La maravillosa técnica de Richard Felton Outcault para el dibujo humorístico se muestra en esta página desprovista de color.

Cuando se lleva a los tribunales los derechos sobre la propiedad del Chico Amarillo, que están registrados a nombre de la empresa de Pulitzer, se hace patente que la creación pertenece al autor, así que se dictamina que el periódico que vio nacer al personaje siga utilizando el nombre con el que se le conocía, mientras Outcault retiene su propiedad artística, con lo que podrá seguir dibujándolo.

Caricatura de Joseph Pulitzer y de William Randolph  Hearts
Caricatura de Joseph Pulitzer y de William Randolph  Hearts en la que aparecen ensalzados en su lucha por dirigir la opinión de los lectores a favor de que los Estados Unidos intervengan en el conflicto que Cuba mantiene con España para conseguir su independencia. Un asunto escabroso como la explosión interna producida de manera ¿fortuita? en el "Maine" decidirá tal cosa sin el menor esfuerzo.

The Yellow Kid, como Richard Felton Outcault vuelve a bautizarlo en el New York Journal, el periódico de William Randolph Hearts y como finalmente será conocido, es el primer personaje de los cómics norteamericanos que se hace extraordinariamente popular, como ya ocurriera en Inglaterra al final de la década de los sesenta con Ally Sloper, hasta el punto de que con el tiempo sus páginas serán reimpresas en un álbum monográfico, posiblemente el primero de la historia de los cómics norteamericanos, aunque ya existía el precedente de las recopilaciones de Töpffer.

Click para aumentar
Una de sus primeras ocupaciones en el New York Journal consiste en ilustrar, sirviéndose de su creación más importante, el relato corto de E. W. Townsend "McFadden’s row of flats". Esta página fue publicada el 22 de noviembre de 1896.

Outcault será el descubridor de uno de los convencionalismos más importantes del lenguaje de los cómics: por un lado dará origen a la primera metáfora visualizada al colocar unas estrellas sobre la cabeza de un personaje que acaba de darse un golpe y por otro añadirá líneas cinéticas que indican el movimiento de un niño que está saltando, con lo que su acción será aún más evidente que si careciese de ellas. Tanto un hallazgo como otro son sólo estereotipos de lenguaje aceptados por el lector, por lo que a la larga se convierte en algo habitual en los cómics. 

Click para aumentar
Otra de las páginas de "McFadden´s row of flats" aparecidas en los últimos meses de 1896.

Curiosamente, la trayectoria de The Yellow Kid en la prensa está enmarcada en el espacio temporal ocupado por la guerra hispano-norteamericana dirimida a causa del intento de secesión de Cuba de la corona española. Se ha dicho que el cromatismo del largo faldón de color amarillo con que se vestía el chino, relacionado con uno de los dos que conforman la bandera española, marcó su final debido al rechazo hacia algo que se identificaba con lo hispano, pero un color es sólo un color. De una forma u otra, el personaje creado por Outcault vio su final en el año en que nuestro país perdió aquella guerra y se topó de bruces con una crisis de identidad que debía ser subsanada con una toma de posiciones diferentes que tardaron mucho en solidificar y en la que no estaría exenta ni otra guerra civil ni los drásticos cambios políticos.

Click para aumentar
Página del 3 de enero de 1897 para ilustrar el relato de Townsend.

Además, fue desde el periódico de Hearts desde donde se estuvo predisponiendo a la opinión pública para conducirla hacia la aceptación incondicional de un conflicto armado en el que los Estados Unidos eran los primeros interesados en que se produjera, puesto que, además de poner a su favor el potencial económico de la isla, conseguía alejar de su ámbito geográfico a una potencia que pronto dejaría de serlo y así podía continuar con su tradicional política aislacionista que tan buen resultado le dio y le ha dado desde siempre. 

Click para aumentar
Una de las páginas de The Yellow Kid más conocidas, publicadas en el New York Journal, en la que el diálogo encerrado en bocadillos resulta ser el hilo conductor que dirige la historia. Realmente, un avance total para configurar definitivamente el lenguaje de los cómics tal y como está constituido hoy.

El World fue un periódico de una ínfima tirada que fue convertido en un gran rotativo por deseo expreso del magnate de las finanzas. Hearts consiguió poner en pie un tipo de periodismo basado en la utilización del lector mediante el sensacionalismo. Así, las noticias fueron magnificadas para hacer de ellas un espectáculo, pero, no quiero cansar. Si alguien desea saber cómo acabó esto, que vuelva a ver Ciudadano Kane en la que se narra, con otro nombre, la vida de fasto de este gran manipulador y los inicios de esta manera de expresión que se llamó "periodismo amarillo", casi como el personaje que se asomaba cada domingo a su suplemento de historietas. 

Click para aumentar
Preciosa página aparecida el 14 de febrero de 1897 desarrollada completamente en viñetas y en la que los bocadillos van tomando carta de naturaleza. El cómic moderno está naciendo…

Outcault tuvo vida suficiente aún, ya que falleció el 25 de septiembre de 1928, como para crear otro gran suceso de los cómics para el World como Buster Brown, otro niño travieso de los que imperaban en el gusto del público en aquellos años y de los que veremos más ejemplos en Moonshadow en próximas entregas. Su popularidad fue tal que continuó publicándose hasta que en 1920 el autor, muy rico por entonces, dejó de dibujarlo tras haber generado una buena cantidad de reimpresiones en álbum y un montón de productos a los que dio su imagen el pequeño burgués. 

El autor, acertadamente, está considerado hoy como el padre de los cómics norteamericanos.

Click para aumentar
Página original Buster Brown, la otra gran creación de Outcault, en la que el protagonista titular se encuentra con otros viejos conocidos del público, como la cotorra, la cabra y el Chico Amarillo, los viejos personajes de la clausurada Hogan’s Alley, aunque ya hacía tiempo que habían desaparecido de la prensa dominical. Obsérvese el color dado de manera esquemática por el autor como indicativo a los coloristas de la imprenta.

José Antonio Ortega Anguiano 

Bibliografía: GUBERN, R.: El lenguaje de los cómics, págs. 13-34; Ed. Península; Barcelona, 1972. 

7 Comments

  1. wapa
    Posted 5 de junio de 2007 at 8:25 pm | Permalink

    :mrgreen: 8Ouuuuuuuuuu way

  2. wapa
    Posted 5 de junio de 2007 at 8:28 pm | Permalink

    esta muy way xq estoy haciendo un trabajo :mrgreen: :mrgreen: :mrgreen: :mrgreen: 😳 ❓ ❓ ❓ ❓ 😈 ➡ 😯 :) 8) 👿 ❗ ❗ ❗ ❗ :( 😡 😆 😮 😥 😉 😉 😉 😉 😉

  3. Posted 10 de septiembre de 2007 at 3:22 am | Permalink

    uy me ayudo mucho en un trabajo esta muy buena la informacioon;)

  4. Tan'sú
    Posted 22 de enero de 2008 at 5:19 am | Permalink

    Gracias por la info. Me ha ayudado a impartir una clase de la HISTORIA DEL COMIC.

  5. peri
    Posted 31 de enero de 2008 at 1:45 am | Permalink

    esta bien interesante yo estudi una carrera en diseño grafico y comunicacion visual y me ayudo mucho esperando y me escriban a ni e_mail 😉 😉

  6. Yen's
    Posted 24 de agosto de 2009 at 3:38 am | Permalink

    Grax x la infoo !! me ayudo con Lengua es un comic fantastico =) ta uenoooo ajaja!!

  7. Posted 3 de noviembre de 2013 at 12:33 am | Permalink

    These are genuinely great ideas in about blogging. You have
    touched some good points here. Any way keep up wrinting.

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*