Vuelta a Pamplona

El edificio central de la UNAV

Gracias a una invitación inesperada, a mediados de la semana que viene volveré a Pamplona. La pérfida Iruña, como la llamé cariñosamente durante 6 años, ha sido un lugar muy importante en mi vida, y estaba deseando poder recorrer de nuevo el parque de Yamaguchi, ver una película en los Golem o, simplemente, comerme un buen pincho de tortilla en Faustino (la mejor tortilla a ese lado del Ebro). 

¿Cómo será ahora? Antes tenía allí mi casa, ahora no soy más que un visitante. ¿Será como cuando he vuelto a mi antiguo colegio? Siempre que lo he hecho, ha habido una vocecita en mi interior avisándome de que ese ya no es mi sitio.

Alberto Alvarez-Perea 

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*