Roma II: Capítulos 5-8

César 

Un par de capítulos más de Roma, la serie más ambiciosa de BBC/HBO. Recuerda que el texto contiene spoilers (aguafiestas).

Capítulo 7: Pharsalo

Tito y Lucio son los únicos supervivientes del naufragio de su embarcación, y parecen condenados a perecer por sed e inanición. Tras varios días en esas condiciones, se les ocurre componer una balsa con los cadáveres de sus compañeros que, hinchados por los gases de la descomposición, les permitirán flotar sobre el mar.

La terrible tormenta no sólo ha hundido el barco de nuestros amigos, sino que se ha cobrado la vida de 5000 soldados. Esto deja aún más hundido e César, que está a merced de los ejércitos de la República. Pompeyo es partidario de dejarles morir sitiados, pero Cato y los representantes del Senado, opinan que eso no sería honorable y que es mejor aplastarlos en el campo de batalla, ya que cuentan con una proporción de 10:1 soldados.

En la polis, Niobe y su hermana consiguen conciliar sus diferencias y unir fuerzas para llevar el negocio que dejó montado Lucio antes de partir. Mientras que Servilia y Octavia se hacen amantes a espaldas de la manipuladora Atia.

Contra todo pronóstico, los soldados de César masacran a los de Pompeyo, por lo que el desánimo cunde entre los partidarios de la República. Cato destituye al procónsul y le arrebata el mando de las tropas, decidiendo retirarse hacia África. Pompeyo prefiere partir hacia Anfípolis, donde tiene dinero y hombres, y salir de allí para refugiarse en Egipto, cuyo faraón le ha prometido fidelidad. Por su parte, Bruto y Cicerón (jefe de los deciden rendirse a César y solicitar clemencia, sin sospechar que éste les recibirá con los brazos abiertos.

En el camino a Anfípolis, Pompeyo decide ocultar su verdadera identidad, pero no podrá disimularla cuando encuentra en una playa a Tito Pullo y Lucio Vorenus medio muertos. Cuando aún dudan sobre cómo actuar ante la oportunidad que se les presenta, el jefe de la caravana les ofrece participar en un asalto a Pompeyo y su familia y repartir a medias el botín. La respuesta de Pullo es tajante, mata al bandido y se presenta como prefecto a las órdenes de César y avisa de que serán entregados a sus superiores.

Después de que Pompeyo pida clemencia para su familia, Lucio decide dejarles en paz y ambos soldados se marchan para presentarse ante César e informar de la localización y los planes de su rival. César monta en cólera, pero decide que es mejor no castigarles, porque parecen estar protegidos por los dioses.

Para finalizar, a su llegada a Egipto, Pompeyo se encuentra con una desagradable sorpresa: un soldado le apuñala sin que pueda llegar a pisar tierra. 

Capítulo 8: Cesarión

César envía de vuelta a Roma a casi todos sus oficiales, declarando una amnistía para aquellos que se arrepientan de haber luchado contra él. Junto a Marco Antonio, se dirige hacia Egipto siguiendo las huellas de Pompeyo, encontrándose con la terrible sorpresa de que su ex-yerno ha sido asesinado.

Como venganza por lo que llama un ultraje contra un procónsul romano, exige al faraón niño el pago de la inmensa deuda que su padre contrajo con Roma. En vista de que no es posible satisfacer sus reclamaciones, decide intermediar en la disputa que el faraón mantiene con su hermana Cleopatra por el trono.

Para llevar a cabo sus planes de cambiar al monarca egipcio por una reina marioneta, lo primero que necesita es encontrar a su hermana. Ahí es donde entran en escena Tito Pullo y Lucio Vorenus, los protegidos de los dioses. Sabiendo que el rey encargará a unos sicarios la muerte de Cleopatra, Lucio y Tito aguardan a que los soldados salgan de palacio y les persiguen hasta el escondite de la futura reina.

Una vez que llegan y se deshacen de los asesinos, los legionarios se encuentran con una muchacha caprichosa y adicta al opio cuyo afán es concebir un hijo con Julio César para asegurarse el trono engendrando al heredero del dictador romano. Como el momento es propicio, pero no conocerá al conquistador hasta que pasen unos días, decide que Tito Pullo sería un buen padre para la criatura, algo para lo que el soldado no opone la menor resistencia.

Una vez que César y Cleopatra se conocen, para ella es pan comido seducirle y hacerle creer que el embarazo ha sido obra suya. Mientras que en Roma Brutus y Cicerón comienza a tramar contra la política aperturista de Marco Antonio, ya de vuelta en Roma, el tirano presenta a las trupas a su primer hijo: Cesarión, futuro Ptolomeo XV, hijo de Cleopatra VII y… ¿Gaio Julio César?

Pues eso es todo por ahora. Pronto la tercera y última entrega

Alberto Alvarez-Perea 

2 Comments

  1. Posted 18 de diciembre de 2005 at 8:41 pm | Permalink

    O para los que podríamos esperar pero curramos siempre y encima a esas nocturnas horas, o para los que no podemos grabarlo, o para los que preferimos verla más adelante pero nos interesa matizar el guión. Gracias en cualquier caso Moonlight 😉

  2. lolo
    Posted 21 de diciembre de 2005 at 7:43 pm | Permalink

    De 5000 sobreviven solo los 2 protagonistas no me lo creo, por lo demas una serie excelente que tiene confimada su 2da temporada que la filman en 2006 y sale hasta 2007

One Trackback

  1. By meneame.net on 14 de diciembre de 2005 at 11:45 pm

    Roma II: Capítulos 5-8

    Para los que no pueden esperar a saber qué ocurrirá en los próximos episodios de la nueva serie de Cuatro.

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*