Million Dollar Baby y Sin City

Un par de películas que he visto últimamente y que me han parecido geniales. Una por la historia y otra por la forma de contarla:

Million Dollar Baby
Cuatro Oscars, entre ellos el de mejor película, mejor actriz y mejor director ya suponen una buena referencia para cualquier película, pero si el premio lo recibe Clint Eastwood, también nominado a mejor actor, y le acompañan Morgan Freeman y Hillary Swank, ese filme es imperdible. Pues hasta la semana pasada, que pude disfrutarlo en un cine de verano madrileño, yo me la había saltado. La temática del boxeo no me atraía demasiado, y no fui capaz de enterarme de que en esta película, las peleas sólo son la excusa para contarnos una historia.

Ambientada por la bellísima guitarra del propio Eastwood, que ya nos deleitó en Los Puentes de Madison County y Sin Perdón, Million Dollar Baby nos cuenta una historia de supervivencia, de fracasos y errores, pero sobre todo de amor. El amor de un padre hacia su hija y de otra hija hacia otro padre. Para ello no se centra tanto en la trama, como en los retratos de los personajes. Probablemente las mejores escenas de la producción son aquellas en las que ni se habla, ni ocurre nada, en las que simplemente nos invitan a observar a los protagonistas. Como decía antes, poco importan los combates, que sólo aparecen al servicio del guión.

Sólo dos cosas que echo en falta: ahondar un poco más en el relato. Me gustaría haber visto cómo le siente la fama a Maggie y a Frankie, y que hubiesen entrado un poco más en la relación entre ambos desde un principio. La otra es un problema de documentación: ¿qué hacían escoceses escoltando a una luchadora pretendidamente irlandesa?

Hay que verla.

IMDb: Million Dollar Baby (2004)

Sin City
¿Te suenan los videocómics? Pues así es como se debería llamar Sin City. La adaptación de Frank Miller y Robert Rodríguez suponen la devolución por parte de la historieta de todos los préstamos que tomaron del cine. Una estética rompedora, en blanco y negro con pinceladas de color, una transcripción de todo lo que hace que un tebeo se llame así.

Cuatro historias cortas (en realidad tres, pero una cortada por la mitad) entrelazadas entre sí en las que todo gira alrededor de un hombre, diferente en cada una, tratando de proteger a una mujer. Esto dará lugar a un festival de violencia, sangre y algo de sexo. Un mito del cine de acción, como Bruce Willis, se mezcla en la misma película con el bellezón de Jessica Alba, el olvidado Mickey Rourke (en un papel impagable) y actores más independientes como Benicio del Toro.

Una mezcla explosiva de cine experimental y comercial. Eso sí, si ya has leído las historias originales, aquí no encontrarás nada nuevo.

IMDb: Sin City (2005)

Alberto Alvarez-Perea

One Comment

  1. Posted 4 de septiembre de 2005 at 5:57 am | Permalink

    Sin City me acojonó como ninguna película en toda mi vida. La vi hace dos meses y escribí entonces una reseña que colgaré los próximos días en mi bitácora. Casi obra maestra, sí, pero no pude con ella. Tengo corazón de pollo, supongo. En los tebeos, la violencia me perturba menos, o más bien, no me afecta. Las dos peores horas de mi vida como espectador de cine fueron Sin City

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*