¿Los messengers se dan de tortas?

Al igual que ocurriese con la aparición de Gmail y el correo electrónico, la llegada de Google Talk está suponiendo una auténtica revolución en el campo de la mensajería instantánea. Los diversos servicios están sacando a marchas forzadas las nuevas versiones de sus clientes y la VoIP se perfila, después de que Skype lo dejase bien claro, como la característica más preciada en el futuro de estos programas. Hoy ya se anuncia que Microsoft ha comprado Teleo, una empresa especializada en la conexión de la VoIP y la telefonía normal, es decir lo mismo que Skypeout. Un movimiento con el que podría adelantarse a Google, que pretendía ser el primero que plantara cara seriamente a Skype.

Si todo fuera esto, ahora el post se acabaría con una de mis típicas alabanzas a los beneficios de la competencia para el consumidor. Pero eso no es así porque leo en Error 500 (que ya se ha convertido en uno de esos feeds indispensables) un rumor, procedente de DrunkenBlog, quien le da una credibilidad de 9 sobre 10. El contenido de este chisme habla de los contactos entre el triunvirato de la mensajería instantánea (AOL/ICQ, MSN y Yahoo!) para buscar la estrategia de frenar a Google Talk.

El problema no es solo el interés que levanta la nueva herramienta de Google que, en realidad, se encuentra en inferioridad de condiciones frente a sus rivales, por no contar con una red de usuarios establecida. Lo que levanta ampollas entre la competencia son las intenciones de Brin y Page de hacer un cliente multiprotocolo, es decir, que desde Google Talk se pudiera hablar con un usuario de MSN Messenger, y viceversa. Ya existen programas que permiten hacer algo parecido, siempre que se cuente con un usuario para cada red, pero no dejan de ser pequeños insectos en un mundo de grandes carnívoros. Google, sin embargo, tiene la potencia para derribar a todos sus competidores.

La estrategia para impedir esto se basaría en sacar a lo largo de los próximos meses una nueva versión de cada cliente que fuera totalmente incompatible con las anteriores. Aparte de que esto obligaría a millones de usuarios a actualizar un software innecesariamente, también haría inútiles los programas como Trillian o Gaim. Sin embargo, muchos dudamos de que estas acciones enterraran a Google Talk, porque muchos consumidores podrían pasar al sistema libre ante las nuevas restricciones impuestas por sus redes habituales.

Como dice DrunkenBlog, en el mundo de las grandes corporaciones, lo que hoy es verdad, mañana puede no serlo, sobre todo si salta a la palestra de Internet y no tiene buenas acogidas. Esperemos que la progresión hacia la comunicación libre siga su curso y no se vea frenada, como un coche eléctrico cualquiera, por los intereses financieros. A fin de cuentas, como decía un comentario en Error 500, ¿no puede un usuario de Amena hablar con los clientes de Vodafone?

Por una vez, la competencia parece que más que beneficiar, perjudica a los consumidores.

Alberto Alvarez-Perea

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*