El Templo de Debod

¿Quién diría que en pleno centro de Madrid, a escasos metros de la calle Princesa, se puede visitar un templo egipcio? Se trata del templo de Debod, por donde ya me he pasado en dos ocasiones. En la primera observé una estampa exterior tan bella como la de la imagen, pero ha sido en esta última cuando he podido entrar.

La historia y el arte egipcios constituyen una de mis debilidades. Su arquitectura, su mitología, la figura de los faraones y ese velo de misterio que envuelve a todo lo que tiene que ver con el Antiguo Egipto han cautivado a millones de personas a lo largo de la historia y, como digo, yo me cuento entre ellos.

El templo de Debod data del siglo II a.C., cuando el rey ptolemáico Adijalamani levantó una capilla dedicada a Amón e Isis en la baja Nubia. Fue ampliado y reformado constantemente hasta el siglo VI, y las últimas incorporaciones se le deben a Augusto y Tiberio, tras la anexión romana. Durante este tiempo, ganó pilonos, patios, una vía procesional y un embarcadero junto al río. Cuando, con el advenimiento del cristianismo, se cerró el santuario de Isis en Filé, del que Debod era dependiente, cayó en desuso.

En 1868, un terremoto dejó al templo en estado ruinoso. Esto se vio agravado desde 1907, cuando se construyó la primera presa de Asuán, que hacía que la construcción pasara la mayor parte del año cubierta por el agua del Nilo. Esto provocó que perdiese la policromía que aún conservaba y gran parte de sus relieves. Finalmente, en 1960, se decidió ampliar aún más la presa, lo que daría lugar a que un buen número monumentos quedasen cubiertos por las aguas permanetemente.

Ante esto, la UNESCO pidió ayuda a la comunidad internacional para relocalizar 14 de esas construcciones. Como compensación por la colaboración, los cuatro países participantes fueron obsequiados con un edificio. Entre dichos regalos se contaba el Templo de Debod que, como ya habréis deducido, se vino a España. Gracias a esto, podemos disfrutar en nuestro país de un monumento del Antiguo Egipto completo, algo de lo que pueden presumir muy pocos lugares.

Si pasáis por Madrid, os recomiendo que lo visitéis. Es gratis, poco conocido y merece la pena.

Alberto Alvarez-Perea

3 Comments

  1. Posted 31 de julio de 2005 at 9:36 pm | Permalink

    El templo de Debod es también una de mis debilidades. Hubo una época en que solía visitarlo a menudo. Hablé de él aquí hace tiempo, con foto incluida.
    Menos mal que como fue un regalo del gobierno egipcio no se les ocurrirá reclamarlo, como están haciendo con otras piezas que fueron sustraídas del país, como la piedra Rosetta o el busto de Nefertiti

  2. Posted 2 de agosto de 2005 at 5:12 am | Permalink

    Imperdonable que en todos estos años (ya van 11) que tenemos visitando Madrid hayamos pasado por alto este templo egipcio! Necesitaremos de los consejos turísticos de Carlos la próxima vez.

    Gracias por el tip y la información Alberto.

  3. H
    Posted 2 de agosto de 2005 at 3:06 pm | Permalink

    la verdad es que he estado muchas veces en Madrid y nunca lo he visto. Son muchas personas que me lo recomiendan y ya es casi una obligacion ir a verlo jejeje eso si, despues de verano jejeje

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*