Salsa agridulce

El viernes la Carrera llegará a su fin con el examen de Anatomía Patológica, y el sábado tendrá lugar el acto académico de la Licenciatura, para el que acabamos de terminar el discurso de los alumnos (que ya reproduciré aquí más adelante). La despedida no habría podido ser más polémica, entre el injusto examen que nos impondrá el viernes el Dr. Pardo y la prueba de competencias clínicas que nos hicieron el pasado sábado, la clase no se despide de la Facultad sólo con tristeza, sino también con un poco de alivio. Sirvan de prueba estos versos que escribí a bote pronto mientras terminaba la parte teórica del examen del sábado. No tienen ninguna estructura métrica y su valor artístico tiende a cero, pero no puedo resistirme a hacerlos públicos:

Sábado en la mañana
semejante tropelía
como este fin de semana
nunca vi en la vida mía

¿Quién disfruta de este examen?
¿Quién obtiene algo de esto?
Sólo uno se me ocurre,
mas nada pinta en aquesto.

Yo pretendo, sin lograrlo,
hallar buena fe entre ellos.
Interés por nuestra vida,
algún objetivo cierto.

Decidme, hados, amigos,
¿qué ocurrirá en el averno?
¿qué tortura nos espera?
¿cuál será el tormento eterno?

¿Solidaridad? Ninguna.
¿Amor a la educación? No creo.
Mostradme vuestra vera faz
para que huya de este infierno.

Pido un caballo, una lanza,
dadme un rostro descubierto,
concededme encuentro justo,
mas, por favor, no hagáis esto.

Alberto Alvarez-Perea

8 Comments

  1. Posted 8 de junio de 2005 at 5:51 am | Permalink

    Felicidades, Alberto. Ya casi. Ya está. Se siente un vértigo especial. Es el fin de una época, y el principio de otra mejor: el resto de la vida.
    Y sí, todas las carreras son sólo eso: carreras. Al final te dan un título. Pero el principio de la profesión empieza cuando te conceden tu etiqueta de Anís del Mono y tú lo conviertes en un compromiso existencial, sea donde sea, en cualquier rincón de este mundo desgraciado.

    Enhorabuena. Te deseo lo mejor, y sé que nos lo vas a dar. Yo, desde luego, confío en ti.
    Un abrazo.

  2. Yasmina
    Posted 9 de junio de 2005 at 11:01 am | Permalink

    Yo voy a ir a verlo y tengo 1sorpresita!!!!! jejeje, ya dire mi sorpresita cuando se la de xq sino deja d ser sorpresita.

    QUE NERVIOSSSSS!!!!!!

    P.D. Ojala la acabe yo ya d una vez…. q tortura!!!

  3. Posted 10 de junio de 2005 at 2:17 am | Permalink

    Mi novia está mas o menos igual Alberto.., tiene la cena en unos dias, y esos temas. El otro dia andaba ahi liada con el martillo ese haciendo una exploración para el tema ese de los reflejos y tocando los riñones.., y yo que soy hipocondríaco… 😀

    Saludos tio.

  4. Alberto
    Posted 10 de junio de 2005 at 5:59 am | Permalink

    En tres horas estaré delante del último examen de la carrera. Pardo y su Anatomía Patológica, el examen que nunca debimos hacer, el fruto del pataleo. Mañana, toga y capelina en ristre, juraré la fórmula de Hipócrates. Luego, adiós a Pamplona.

    Yasmina: acabar estas cosas no es tan facil como crees, es mucho mejor seguir estudiando :)

  5. Posted 10 de junio de 2005 at 12:38 pm | Permalink

    Tu tambien acabas!?

  6. Alberto
    Posted 10 de junio de 2005 at 3:16 pm | Permalink

    Yo YA he acabado :) Desde hoy soy el Dr. Alvarez-Perea 😉

  7. Posted 11 de junio de 2005 at 5:04 pm | Permalink

    ole!!!

  8. Albuerita
    Posted 13 de junio de 2005 at 9:00 pm | Permalink

    A todos se nos hace duro acabar las distintas etapas de la vida, y más cuando dichas etapas son tan intensas como supongo que ha sido ésta que ahora llega a su fin; pero hay que mirar al futuro con optimismo, guardar en nuestro particular baúl de los recuerdos todos y cada uno de los momentos vividos y seguir adelante. ¡Ánimo grandullón!

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*