Todo cambia a mi alrededor

HipócratesEl pasado lunes tuvo lugar la última clase de la carrera. Corrió a cargo de Miguel Ángel Martínez-González, mi querido amigo y admirado profesor de Bioestadística y Medicina Preventiva. Después, salimos a hacer un poco el cafre por la facultad y a recordarle a nuestros compañeros el tiempo que aún les resta para terminar los estudios.

Hoy, no sólo ha sido el primero de nuestros últimos exámenes (esperemos), sino que también ha sido el primer día de trabajo de los nuevos residentes. Los que hasta ayer sólo eran nuestros compañeros mayores, algunos de los cuales aún compartían la biblioteca con nosotros, ya están viendo pacientes. Ya sólo queda un año para que nos toque a nosotros

A esto hay que unir la melancolía que produce despedirse de Pamplona y de los amigos que han sido tu familia durante los últimos seis años. Mi cuarto comienza a llenarse de cajas y poco a poco me doy cuenta de que ésta ya no es mi casa, de que por segunda vez, todo va a cambiar radicalmente. El sentimiento de vértigo ante el temido examen MIR no es nada comparado con la sensación de incertidumbre ante el futuro desconocido.

¿Estoy preparado para ser médico? A todas luces, no. Pero se supone que eso es lo que he estado haciendo estos años. Pero, lo que es peor, ¿estoy listo para afrontar la vida? No sólo respondo negativamente a eso, sino que sé que es algo que nadie me puede enseñar. He tenido dos estupendos ejemplos en mi casa, pero sabido es que nadie escarmienta en cabeza ajena, y yo no voy a confirmar regla alguna.

El día 11 me darán una orla y me dirán que estoy licenciado, que el circuito se ha acabado. Será un apáñatelas como puedas, un recordatorio de que los días en los que sólo había que estudiar se habrán acabado.

¿Ahora dónde voy?

Alberto Alvarez-Perea

6 Comments

  1. Posted 24 de mayo de 2005 at 12:27 am | Permalink

    Emocionalmente es una etapa bastante importante la que vives, y la que vivo yo como bien sabes. Dejar una ciudad, aunque nunca se sabe por cuánto tiempo, en la que has vivido unos años tan importantes como los de tu formación (que te dará de comer) no se olvida nunca.

    Y no lo dudes, tu título habla por sí solo, y no eres el único que siente eso, ya sabes que tengo además de mi primo a alguien muy cercano que hace el MIR en pocos meses. Ya nos contarás, compadre.

  2. Posted 24 de mayo de 2005 at 5:52 am | Permalink

    Ahora vas hacia el principio del resto de tu vida. Nada más y nada menos. Todos hemos pasado por ahí, cum varia fortuna.

    Enhorabuena, y un abrazo.

  3. H
    Posted 24 de mayo de 2005 at 3:33 pm | Permalink

    Los cambios siempre pueden dejar una sensacion de tristeza e ilusion pero la vida tiene esas fronteras que debemos cruzar. Ya nos iras contando

  4. Posted 25 de mayo de 2005 at 7:35 pm | Permalink

    Como dice nuestro querido Ricardo, todos hemos pasado por ahí: la sensación de vacío, de incertidumbre… Por supuesto que un título significa algo, pero se aprende mucho más en unos cuantos meses de ejercicio de una profesión.
    Bueno, dentro de poco espero que tendremos ocasión de charlar de todo en persona.
    Mucha suerte

  5. Posted 26 de mayo de 2005 at 10:06 pm | Permalink

    Todo llega y todo pasa, así es la vida. Es duro dejar la universidad para ponerte a trabajar. A mi me esta costando y ya va hacer un año que terminé la carrera. Te das cuenta de que el paso por la Universidad ha sido más que un cambio una preparación para lo que viene después… que eso sí que es complicado. Pero a todo hay que hacerse.
    Para los exámenes y para el MIR que tengas suertecita, como canta el Sr. Bunbury.

  6. Ro
    Posted 28 de mayo de 2005 at 7:42 pm | Permalink

    Alber… y qué sería de ti sin ese puntillo de incertidumbre? tu vida sería monótona sin un ¿dónde estaré en 3 meses? :) ya verás que todo te va a salir super bien, yo no lo dudo, lo sabes. Seguro que llega el día en el que todo lo tengas controlado y la vida sea algo así similar a la pura rutina…

    No olvides ni un sólo día de los que has pasado en la Facul, ni un momento… pero ahora mira hacia adelante, eso ya lo viviste, lo disfrutaste, y ahora pasa a otro plano. Y bueno… recuerda lo que dice Montejo: acabas de vivir los mejores años de tu vida (y no es por no darle la razón.. pero.. haz que no sólo sean esos :P)

    A ver si este verano te dejas ver para tomar un algo y echar unas risas, un besazo Dr. Perea ;*****

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*