Julio Verne

Julio VerneDesde que empecé a escribir en la bitácora, sabía que tenía que ocurrir. Más tarde o más temprano tendría que escribir sobre el autor que más he admirado en mi vida. Julio Verne reclamó su lugar en este weblog desde el primer minuto.

Prácticamente aprendí a leer con Julio Verne. Mi abuelo Paco atesoraba en cajones sus novelas de Marcial Lafuente Estefanía y sus libros de Julio Verne, de la edición de Editorial Molino con las sobrecubiertas rojas. Mi madre me acunaba contándome la historia de Miguel Strogoff o de aquel Capitán de Quince Años. Así que fue inevitable: un año SS. MM. de Oriente dejaron en mis zapatillas una colección de 10 tomos de Editorial Susaeta adaptando novelas del genio francés.

El primer libro que tengo constancia de haber leído (dejando aparte los cuentos infantiles aquellos troquelados, también de Susaeta) es la versión de Viaje Al Centro De La Tierra que formaba parte de aquellos libros que llegaron por Navidad, y desde entonces no he dejado de leer a Verne. Por mis manos ha pasado la práctica totalidad de su obra, y he buscado los textos íntegros por toda la geografía española. Presumo de que sólo me faltan por leer algunos de sus cuentos cortos, sus teatros y varias de sus obras póstumas (me enfada mucho saber que no deja de ser un refrito de Michel Verne). Mi única novela está inspirada directamente por la obra del escritor de Nantes, y en mi estilo literario, hay quien lo critica por excesivamente clásico, probablemente también esto se deba a Verne.

¿Por qué escribo hoy esto? Ya lo saben, hace 100 años que nos dejó, muchos medios se han hecho eco de ello, y todos hablan de lo mismo: de visiones, profecías y literatura juvenil. Hay quien, incluso, afirma que su obra ya no tiene nada que contar. Esto me recuerda a lo que Hetzel respondió al literato cuando éste le envió su París en el s. XX, inédita hasta la última década del pasado siglo, "Aunque usted fuera profeta, nadie creería hoy en su profecía"… y no le faltaba razón al hombre.

Desde sus comienzos, Julio Verne ha sido denostado, despreciado y criticado. El éxito siempre pasa factura, y eso es lo que ninguno de sus contemporáneos, ni de sus sucesores, le ha perdonado nunca. Con el tiempo, viendo que era imposible borrarlo del mapa, se han limitado a convertir sus novelas en pasto juvenil, y han quitado de en medio a todo aquello que no sonara a pseudociencia-ficción. Los críticos han limitado al autor a un simple "visionario", quitándole todo el valor literario a su obra. Los títulos más comprometidos, o que no encajan en esa categoría, han sido relegados, y quedan en la más infame sombra.

Los críticos siguen comparándole con Dumas o con Wells. No hay punto de comparación, son estilos diferentes, como él mismo dijo en 1903:

Me han enviado sus libros, y los he leído. Son muy curiosos, diría que muy ingleses. Pero no veo el menor punto de comparación entre su obra y la mía. No trabajamos de la misma forma. Se me ocurre que sus historias no se basan en la ciencia. Yo uso la física, él inventa. Yo llego a la luna en una bala de cañón, propulsada por un cañón. No hay ninguna invención en eso. Él va… en una nave voladora, construida con un metal que repele la gravedad. Eso está muy bien, pero enséñenme ese metal, déjenle fabricarlo.

Julio Verne sólo intentó entretener y enseñar, y eso hoy por hoy, le pese a quien le pese, sigue ocurriendo. Quien abre un libro suyo tiene asegurado un viaje a la más maravillosa de las fantasías, a países lejanos y a una de las más bellas mentes humanas.

Enlaces:

Alberto Alvarez-Perea

2 Comments

  1. Mirta
    Posted 28 de marzo de 2005 at 7:06 pm | Permalink

    Muy buena nota, cuantos le debemos a Verne el amor por los libros!! Saludos desde la Patagonia.
    Mirta Carbajal

  2. Alberto
    Posted 29 de marzo de 2005 at 1:20 pm | Permalink

    Yo le debo a Verne el amor por los libros y por la lectura, que son dos conceptos a diferenciar. Por otro lado, ¿no es bonito que una Argentina y un español nos pongamos en contacto gracias a Jules?

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*