Un cuarto de siglo andaluz

AndalucíaHan pasado 25 años desde que los andaluces decidieran en las urnas que querían "volver a ser lo que fuimos", como dice el himno. Después de una larga lucha entre la UCD y el resto de los partidos, se logró que el gobierno no impusiese un estatuto según el artículo 143 de la Constitución, y que accediese a llevar a Referendum las condiciones del artículo 151, como se hizo en las otras nacionalidades históricas (Galicia, Cataluña y País Vasco).

Poco importaron las campañas de confusión del partido de Suárez ("Andaluz: este no es tu referéndum"), la pregunta retorcida de la papeleta ("¿Da usted su acuerdo a la ratificación de la iniciativa prevista en el artículo ciento cincuenta y uno de la Constitución a efectos de la tramitación por el procedimiento establecido en dicho artículo?") ni que las condiciones que se impusieran fueran impracticables (era necesario un voto positivo mayor al 50% del censo en cada provincia). Los andaluces salieron a la calle de forma masiva, el blanco y el verde inundaron los barrios, y sólo en Jaén (por unas centésimas) y en Almería, donde el censo incluía a gran número de fallecidos, no se ratificó la consulta. Proporcionalmente, el número de votos y el porcentaje del sí para el estatuto andaluz, fue mayor que en cualquiera de los otros referendos celebrados en España.

La izquierda andaluza se apresuró en llevar a los tribunales las condiciones de la UCD, y el órgano judicial dio por buenos los resultados de Jaén. El caso de Almería se solucionó con una negociación política, que posibilitó el desarrollo de un estatuto de autonomía plena, que podría haber sido equiparable al de las otras comunidades históricas, aunque los acuerdos UCD-PSOE se encargaron de que no fuera así.

Han pasado 25 años. En estos tiempos, cuando los referéndums son tan fáciles de ganar, parece que nos encontramos a las puertas de un período de reformas estatutarias. Yo me pregunto si, en esta ocasión, el pueblo andaluz recibirá lo que se merece, si las reformas nos darán todo el autogobierno que precisa una autonomía tan compleja como la nuestra, y si los intereses políticos y partidistas no volverán a convertir una victoria del pueblo, como la del referéndum del 28-F, en un apaño político que impida el pleno desarrollo económico y social que los habitantes exigimos.

Por todo ello, desde aquí insto a los andaluces a que no nos durmamos en sueños de glorias pasadas, a que estemos alerta y dispuestos a darlo todo por nuestra tierra y por nuestros hijos. Si hace 25 años, no pudieron con nosotros, no podemos permitir que ahora nos usen los catalanes como puerta de entrada a sus ambiciones. Nuestro estatuto necesita una reforma, así lo dijmos entonces y así lo queremos ahora, pero ésta debe emanar del consenso y del diálogo político y social de nuestra tierra. Como Blas Infante, Padre de la Patria Andaluza, dejó plasmado en nuestro himno: "Sean por Andalucía libre, España y la Humanidad".

Alberto Alvarez-Perea

Buscando documentación para estas líneas, he encontrado un artículo de
Manel Ruiz Romero que analiza la batalla mediática que hubo tras el
referéndum del 28-F.
Puedes leerlo en PDF.

4 Comments

  1. Paula
    Posted 1 de marzo de 2005 at 9:36 pm | Permalink

    secundo lo escrito por tí. Copio y pego:

    En el reinado del taifa almeriense Mutasim que se extendió del año 1051 al 1091 su visir fue un poeta llamado Ahû Asbag Ibn alArqâm, natural de Guadix según Dozy. En un precioso libro llamado Esplendor de al-Andalus, Henri Péres recoge la primera pintura de la bandera andaluza en unos versos de Abû Asbag llenos de color y lírica:

    «Una verde bandera
    que se ha hecho de la aurora blanca un cinturón,
    despliega sobre ti un ala de delicia.
    Que ella te asegure la felicidad
    al concederte un espíritu triunfante».

    Es también un documento histórico notable: constituye la primera descripción de una bandera en Europa

    Bueno… esa clase de cosas que les gusta mucho mencionar a los famosos nacionalistas… de esos que no creo conocer en Andalucía… (es una de las palabras que más miedo me dan y más aborrezco) Aquí creo que a los más que llegamos es a ser andaluces. No sé… no creo que confundamos sentir el orgullo de ser Andaluces y compartirlo, con andar todo el tiempo jodiendo y dando la nota, queriendo “diferenciarse” en lugar de “mezclarse” a otros. Las diferencias ya se notan por sí solas. (disculpa la largura)
    (vaya rollo lo del e-mail, no?)

  2. Alberto
    Posted 4 de marzo de 2005 at 9:28 am | Permalink

    Me parece interesantísimo, nada de rollo. Intentaré hacerme con el libro. No confundas nacionalismo con separatismo.

  3. Posted 19 de mayo de 2006 at 4:26 pm | Permalink

    Mira

  4. rafael
    Posted 5 de diciembre de 2007 at 10:59 pm | Permalink

    yo pienso que los precios deben vajar,muy precioso el entorno de andalucia pero el precio lo estropea todo
    :roll: ❓ ❗ :( 😥

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*