“¿Qué tal, amigo?”

Zapatero y Bush en su encuentroCon esa frase en español ha saludado el presidente estadounidense a su homólogo español, José Luis Rodríguez Zapatero. Esa breve oración sirvió para que la diplomacia española, que no ha logrado enderezar las relaciones con EE. UU. desde que trajo las tropas de Irak, cumpla todos los objetivos que se había marcado para la presente cumbre de la OTAN. Poco importa que haya sido un mero formalismo, ya que este gesto dará lugar a ríos de tinta y servirá para que, una vez más, el gobierno socialista quiera negar lo evidente: que Bush no le perdona cómo inauguraron su mandato. Bush habla de una nueva época en las relaciones entre los EE. UU. y la U. E., de que "Irak es el pasado", pero sus gestos no hacen sino confirmar que España sigue sin entrar en sus planes.

Y lo cierto es que no será porque la administración española no esté haciendo todo lo posible para que el conflicto inexistente se olvide: se van a depositar 400.000 €, adiestrar personal de seguridad Iraquí, nos vamos a volcar más en Afghanistán… y ya veremos el papel que jugaremos en las próximas intervenciones militares. Pero nada parece ser suficiente para que George W. Bush retome las relaciones con España.

Mientras tanto, el PP sigue criticando sin ton ni son, y ejerciendo la demagogia que esta legislatura parece regir su política.

¿Alguien da más?

Alberto Alvarez-Perea

One Comment

  1. Posted 22 de febrero de 2005 at 10:21 pm | Permalink

    Mas de lo mismo…en todas partes igual

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*