Otro eslabón perdido

Una reconstrucción del pierolapithecusLa paleontología vuelve a ser noticia. Ha aparecido en las afueras de Barcelona, en Els Hostalets de Pierola, un esqueleto muy completo de un simio que parece situarse a caballo entre los simios menores y los mayores, o antropomorfos (gorilas, chimpancés y humanos).

El esqueleto evidencia, debido a la estructura de su caja torácica y su columna vertebral, que se trataba de un animal capaz de alzarse sobre sus patas traseras y trepar a los árboles. El Pierolapithecus catalaunicus, o Pau, como se le ha bautizado, es el primer vestigio de estas características propias de los grandes simios.

A pesar de sus ya mencionadas habilidades, el estudio de los huesos de las patas delanteras lleva a los científicos a asegurar que Pau tenía los dedos demasiado cortos como para ser capaz de manipular instrumentos o colgarse de las ramas. Este dato supone un cambio en las teorías dominantes que postulaban que la habilidad de trepar y la de colgarse habrían evolucionado unidas.

Salvador Moyà-Solà, director del equipo que ha descubierto los fósiles, ha declarado que, la localización temporal (Mioceno medio) y las características físicas muestran indicios suficientes para considerar al Pierolapithecus el último ancestro común a todos los grandes primates, y que si no lo fuera, se trataría de un animal parecido o relacionado a éste.

En la historia de la paleontología ha habido multitud de supuestos hallazgos del eslabón perdido. Incluso falsificaciones, como el hombre de Piltdown, han reclamado este título. ¿Será éste el definitivo?

Link: National Geographic
Link: El Mundo

Alberto Alvarez-Perea

One Comment

  1. ROGER
    Posted 17 de febrero de 2007 at 2:10 am | Permalink

    :)HOLA

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*