La Iglesia se va de marcha

Monseñor no anda muy contento estos díasSegún la noticia aparecida en El Mundo, la Iglesia española prepara una gran manifestación en Madrid para el mes de Diciembre. El lema Familia, Vida y Educación es el elegido para oponerse a la legislación del Gobierno. Y es que la Iglesia, que durante siglos ha tenido en España un cortijo seguro, ve amenazada su posición y el fantasma de la sobrevalorada desamortización de Mendizábal (que ya algún obispo se ha atrevido a mencionar) planea sobre sus cabezas.

Yo no tengo nada en contra de aquellos que no ven bien el matrimonio homosexual, comprendo que haya personas que se resistan a perder la hegemonía que hasta ahora ostentaban. Entiendo que la Iglesia quiera defender sus principios y esa pretendida "Ley Natural" a la que tanto apelan últimamente. Lo que no puedo tolerar de ninguna forma es su empeño por imponer su parecer al resto de los españoles. La Iglesia debe acostumbrarse a ocupar en España el mismo puesto que en cualquier otro país civilizado, y no mezclarse en cuestiones gubernamentales. Que el Clero se encargue de pastorear a sus ovejas, que ya el resto irán por donde quieran, y si caen por un barranco, a fin de cuentas ellos mismos se lo estaban buscando.

La Iglesia se dispone a abusar de su capacidad de convocatoria, como ocurre en cierto tipo de regímenes, para enfrentar a la sociedad española, cuando su cometido es la reconciliación de los hombres. Pretende desestabilizar un gobierno que no le es conveniente, no porque les esté quitando nada, sino porque pretende compartir con el resto.

Es una pena que la Conferencia Episcopal no se mostrara tan beligerante hace un año cuando la inmensa mayoría de la sociedad se manifestaba en favor del quinto mandamiento. Pero es lógico, es mucho más importante que la Religión sea una asignatura impuesta y puntuable que el asesinato de unos pocos moros que, a fin de cuentas, son infieles.

Alberto Alvarez-Perea

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*