Mar Adentro

El póster de la película

Ayer fuimos Elena, Raquel y yo a ver al cine "Mar Adentro". Independientemente del tema, después de "Tesis", "Abre Los Ojos" y "Los Otros", no estaba dispuesto a perderme la nueva obra de Amenábar.

Tan sólo la eutanasia ya podría dar mucho que hablar, pero no es el tema aquí, se trata simplemente de comentar la película. Y es que "Mar Adentro" es mucho más que un discurso sobre la conveniencia o no de dejar suicidarse a la gente. Es una bellísima historia de amor y, aunque parezca paradójico, un canto a la vida.

Los actores son fabulosos: Javier Bardem lo hace estupendamente, logra que se te olvide que es un actor. Belén Rueda borda su interpretación, nunca esperé tanto de ella en VIP Noche o en Los Serrano. Lola Dueñas y Mabel Rivera interpretan los papeles de su vida. El resto dotan a la película de una credibilidad que a veces hacen que te sientas observando las escenas reales.

La banda sonora, incluyendo "Nessun Dorma" cantada por Pavarotti, se mezcla perfectamente con el filme y consigue ambientar sin que le tengas que prestar una atención especial.

Lo que más me ha gustado es que no cae en ninguno de los dos errores en los que facilmente podría haber incurrido una película de estas características: ser partidista y ser sentimentaloide. La película te habla de la eutanasia, pero te muestra todas sus caras: la del hombre que quiere morir, la mujer que no sabe si darle el arsénico, el hermano destrozado, la activista que duda, la que al final tiene miedo de hacerlo…

Y, como decía, no es lacrimógena. Es cierto que Elena empezó a llorar en el minuto 10, pero casi todo el mundo lo hizo al final, cuando parece inevitable que Ramón nos deje. A mí que, aunque no lloré, no dejó de darme pena, lo que me acongojaba no era "pobrecito se va a morir, y mira la otra como le quiere…", sino que te has hecho amigo de Sampedro, que te has encariñado con él y te da pena que te deje, pensar que no lo vas a ver más.

Conclusión:  Alejandro, cuando escuché que ibas a adaptar la vida de Ramón Sampedro pensé que era un paso atrás en tu carrera, que iba a ser un churro. Sin embargo, has narrado una una maravillosa historia, llena de humor, ternura y pasion, con la que has demostrado que lo "basado en hechos reales" no tiene porqué ser carnaza de Antena 3 a las tres de la tarde.

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*