Fanatismo (no) religioso

Todos sabemos ya que un grupo de extremistas islámicos han secuestrado a dos periodistas franceses para intentar que se derogue la "ley del velo". Desde el principio ha sido algo atípico: estamos acostumbrados a que se prepetren crímenes y amenazas contra los países que han apoyado la intervención ilegal de la coalición anglo-americana, pero Francia ha sido el abanderado de los contrarios a la invasión (recordemos a los yanquis tirando vinos franceses a la alcantarilla), por lo que esto ha sido algo totalmente inesperado, sobre todo para los medios galos que se sentían seguros campando a sus anchas por el suelo iraquí.

A mí este incidente me ha hecho pensar sobre la "ley del velo". En este punto casi todos hemos llegado a la conclusión de que no es lícito imponer una democracia por medios anti-democráticos, pero ¿qué podemos decir acerca de prohibir la ostentación religiosa en aras de la libertad de credo? Yo siempre había entendido que este derecho fundamental de la persona lo que garantiza es que cada uno podamos tener y manifestar nuestras creencias sobrenaturales sin miedo a que alguien nos castigue por ellos. Sin embargo, a la vista de esta medida parece que de lo que se trata es de ser todos ateos y, si no lo somos, al menos esconder que creemos en un dios determinado.

El gobierno francés, en mi opinión, lo que quiere es impedir la discriminación sexual en el seno del Islam, y a propósito de esto ha creado un bodrio que, espero, no sobreviva al ejecutivo actual. Siempre me han enseñado que el racismo, la xenofobia o el sexismo son consecuencia de la falta de educación, así que no creo que promoviendo una ley que favorezca el absentismo escolar de las mujeres musulmanas, vayan a ayudar a su integración social.

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*