Horatio Hornblower

Algunas portadasQuizás el trabajo más conocido de Cecil Scott Forester sea la novela La Reina de África, en la que se basa la película homónima, pero su obra más prolífica es la dedicada al oficial de la marina inglesa Horatio Hornblower.

A lo largo de las 10 novelas (y el recopilatorio de historias cortas que no ha sido traducido al español), se nos narra la biografía del protagonista desde que debuta como guardiamarina, hasta ser almirante de las indias occidentales británicas. Ascendiendo contínuamente gracias a sus méritos en las guerras napoleónicas.

A pesar de que el esquema de las novelas suele ser repetitivo, Forester sabe conjugar los datos ficticios con los históricos como si todo fuera real (antes de que se pusiera de moda el género).  Esto se ve aderezado por unos personajes secundarios muy bien caracterizados (Bush, las dos esposas, el marqués francés y su nuera) y un uso del vocabulario marítimo pasmoso (al menos en la traducción española). Pero lo que verdaderamente engancha de la saga no es ni la acción, ni los personajes secundarios, ni los escenarios (que van desde Inglaterra hasta la Rusia imperial o las Antillas), sino el protagonista: Horatio.

Hornblower es un hombre estricto con sí mismo, que no se permite beber más de una copa por temor a perder la compostura. Sin embargo no es como todos los héroes: Hornblower tiene fallos humanos, y se los reprocha contínuamente. En cierto modo se odia a sí mismo por esos fallos, y se maravilla de ver que la gente le quiere, le admira y le tiene en alta consideración. Un héroe marino que se marea, que no aprecia la bebida, que gusta de jugar al whist, que no puede apreciar la música y que odia las reuniones sociales. Ése es Hornblower.

Os recomiendo que os leáis los libros, al menos hasta el quinto o sexto (a partir de ahí se echa mucho de menos a Bush y la historia va en declive poco a poco). A mí me resta ver la adaptación cinematográfica de Gregory Peck y las que se han hecho en Inglaterra recientemente. ¿Alguien las puede comentar?

Alberto Alvarez-Perea

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*