Se normaliza la situacií³n

Parece que, a pesar del lío de los primeros días, por fin me voy acostumbrando al funcionamiento de las cosas por estos lugares. He venido a la biblioteca para poder conectarme a internet y mostrar algunas fotografías para que se vea algo de lo que hay por aquí.

Por ahora sólo he podido ir al centro de la ciudad una sóla vez, y mucho es porque me ha costado lo mío enterarme de como funciona el transporte público aquí, y además cuando llegué empezó a llover a mares, así que tuve que interrumpir mi excursión y no pude explorar a fondo la feria del 4 de julio que tenía lugar junto a «el arco», que es como conocen aquí a un monumento gigantesco (ver foto) que sirve de símbolo de la ciudad. En el metro, camino del centro, pude observar que los americanos están tan locos por el béisbol como los españoles por el fútbol, ya que un par de paradas antes del centro, está el estadio y se ve que el sábado había partido.

Espero poner más fotos pronto y contar alguna anécdota de esas que se pasan por las prisas al hablar por teléfono.

Una imagen de lo poco que he podido ver de la ciudad, el arco y coches
Una imagen de lo poco que he podido ver de la ciudad, el arco y coches

Una de las entradas a la universidad, concretamente la de la calle central, por la que voy todos los días.
Una de las entradas a la universidad, concretamente la de la calle central, por la que voy todos los días.

El billiken, un duendecillo que dice traer buena suerte y que es la mascota de la universidad
El billiken, un duendecillo que dice traer buena suerte y que es la mascota de la universidad

Parte de un mural donde se muestra la vida de San Ignacio de Loyola (este santo y San Francisco Javier están aquí por todos lados), esta imagen muestra la herida que sufrió en Pamplona, justo en frente de donde ahora están los cines Saide Carlos III
Parte de un mural donde se muestra la vida de San Ignacio de Loyola (este santo y San Francisco Javier están aquí por todos lados), esta imagen muestra la herida que sufrió en Pamplona, justo en frente de donde ahora están los cines Saide Carlos III

Alberto Alvarez-Perea

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*